Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  ARGENTINA: VISA Y CONSOLIDAR CONTRIBUYEN CON UNICEF
 
 
  97 10 de Septiembre de 1998
 

ARGENTINA: LA EMPRESA INTERNACIONAL VISA Y LA ASEGURADORA NACIONAL CONSOLIDAR, CON DINERO QUE NO ES SUYO, CONTRIBUYEN CON LA UNICEF.

Por Juan Bacigaluppi

Según nos informa un usuario de la tarjeta de crédito VISA, en el último resumen de gastos le informaron que con cada compra que hace está colaborando con UNICEF. Otro lector de Noticias Globales nos dice que CONSOLIDAR (AFJP, aseguradora de fondos de jubilación y pensión), también aporta a la UNICEF con los fondos de sus asociados.

No negamos que la UNICEF tiene muchos programas laudables de ayuda a la infancia, pero cabe recordar que hace unos años, el entonces Presidente de la Comisión Epicopal de la Pastoral de la Familia de la Conferencia Episcopal Mexicana, Mons. Norberto Rivera -hoy cardenal arzobispo de México-, en marzo de 1992, en el marco del I Congreso Latinoamericano de Movimientos Pro-Vida, reunido en Guadalajara, denunció públicamente el imperialismo contraceptivo de la UNICEF, la AID, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Fondo para Actividades de Población de las Naciones Unidas (FNUAP). (cfr. Sanahuja, J.C. El Gran Desafío, Ed. Serviam, Buenos Aires 1996, pp. 78 y 79).

"En noviembre de 1994, en New York, Mons. Renato Martino representante de la Santa Sede en las Naciones Unidas dijo, 'la política de la UNICEF sobre planificación familiar contradice las enseñanzas fundamentales de la Iglesia católica y las convicciones de una gran parte de la población mundial'. Esta política 'modifica el mandato originario de la UNICEF, duplica otros programas de las Naciones Unidas. O impide el uso de escasos recursos económicos en favor de programas esenciales de la UNICEF'. Mons. Martino concluyó diciendo: 'La esperanza de la Santa Sede es que UNICEF cambie, de modo que permita a los católicos volver a ofrecer su pleno apoyo a esta Agencia'" (cfr. Sanahuja, J.C., op. cit., pp. 70 y 71).

Ya el Papa Pablo VI, el 28-6-78, advirtió al director general de la UNICEF, que el Año Intenacional del Niño que se celebraría en 1979 , no se manifestara en iniciativas que no contribuyen al bienestar de los niños.

"El niño -dijo el Papa- tiene derecho divino a nacer, el derecho a tener una madre y un padre unidos por el matrimonio, el derecho a vivir en una familia normal. Sería una contradicción si con ocasión del Año Internacional del Niño se promovieran actividades cuya esencia y fin fueran acoger desfavorablemente a los niños o impedirles nacer". Y continuaba Pablo VI, "toda sociedad debe resistir enérgicamente a la mentalidad de ver al niño como una carga y una traba a la libertad". El Santo Padre decía esto ante el director general de la UNICEF porque seguramente sabía que esa organización, entre 1975 y 1978, había donado píldoras anticonceptivas para 5 millones de mujeres a Pakistán,.Singapur, Bangladesh, Islas Mauricio y Chile. Las compras las había efectuado a los laboratorios Schering y Searle. (Vid. Sanahuja, J.C., op. cit., p. 53 y 54).

La UNICEF, junto con el Banco Mundial, la OMS, el FNUAP y el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) lleva adelante, desde 1991, la campaña mundial llamada "maternidad segura", a la que se debe la popularización de esos términos que se han convertido en tapaderas para el aborto quirúrgico y el aborto químico, el reparto masivo de anticonceptivos, etc. (Vid. Guilfoyle, Jean, World Bank Safe Motherhood Initiative, Population Research Institute, mayo-junio 1992, p. 1, cit en Sanahuja, J.C., op. cit, p. 80).

La UNICEF es destinataria desde 1965 de los fondos para control de natalidad que distribuye entre las agencias internacionales el gobierno de los Estados Unidos, especialmente por medio de la AID. (Vid. Kasun, Jacqueline, The War Against Population, Ignatius Press, San Francisco 1988, pp. 81-82, cit. en Sanahuja, J. C., op. cit., p 87).

Por último podriamos recordar la actuación de la UNICEF en la elaboración de los borradores del documento de la Conferencia de Población y Desarrollo de El Cairo y de otras Conferencias y Cumbres internacionales. Su participación en las reuniones de Río+5 a principios de 1997, donde se elaboró la Carta de la Tierra, (Vid. Noticias Globales 8290 y sus referencias). Su política de lograr la abolición de leyes que prohiben o limitan el abominable crimen del aborto. Por eso es explicable, por ejemplo, la presencia de funcionarios de la UNICEF en la Legislatura de Mendoza -hace poco tiempo-, defendiendo un proyecto de ley de salud reproductiva que autorizaba todo tipo de anticonceptivos, incluidos aquellos que son en realidad abortivos químicos. Poco importó a los funcionarios de la UNICEF en Argentina si estaban o no inmiscuyéndose en los asuntos internos del pais.

Por todo eso, la Santa Sede, otra vez a través de Mons. Martino, el 4 de noviembre de 1996 dio a conocer un comunicado en el que hacía publica su decisión de suspender su contribución económica simbólica a la UNICEF. Los motivos enumerados en el comunicado son: primero, la negativa de la UNICEF a proveer un balance contable de los fondos dedicados específicamente a la infancia; segundo, la participación de la UNICEF en la distribución de abortivos, bajo el nombre de anticoncepción de emergencia, a las mujeres en los campos de refugiados de las Naciones Unidas; tercero, la evidencia que la UNICEF está involucrada en los intentos de cambio de las legislaciones nacionales que prohiben o limitan el aborto; cuarto, la evidencia que los funcionarios de la UNICEF en varios países aconsejan y distribuyen anticonceptivos.

La declaración concluye diciendo que desaconseja la cooperación económica de los fieles con la UNICEF y que los pastores locales y las asociaciones católicas deberán revisar caso por caso, los proyectos de cooperación con la UNICEF a fin de asegurarse que los programas de cooperación con la Iglesia se centran y se dirigen exclusivamente al bienestar de la infancia.

La UNICEF declara que desde la Cumbre Mundial de la Infancia entre sus planes privilegiados en favor de los niños se incluye la difusión de la planificación familiar, que en su lenguaje quiere decir anticoncepción y aborto (Vid. International Council on Social Welfare (ICSW), Social Development Review, marzo 1997, p. 21)

La UNICEF y UNIFEM (Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Mujer), aunque reconocen que la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) no considera el derecho al aborto, insisten en que el Comité de seguimiento de esa convención exija a los países firmantes informes sobre "la situación de los derechos al abortos", para promover esos derechos y forzar el cambio de las legislaciones nacionales.

Por lo tanto, la UNICEF está embarcada en el proceso de reingeniería social proyectado por la Organización de las Naciones Unidas. El primer objetivo de ese proceso es erradicar las creencias religiosas y provocar un cambio cultural, de modo que termine cualquier oposición, (que la ONU llama ideológica), a su proyecto de dominio global, una de cuyas armas es el control de natalidad.
Por eso, la UNICEF y la UNIFEM, declaran estar empeñadas en el cambio de los estilos de vida que respetan a la familia y a la vida humana. Es necesario dicen, cambiar, "las raíces culturales y creencias religiosas" de los pueblos, porque éstas son la causa de la muerte de cientos de mujeres por falta de servicios de salud reproductiva. (Vid. Center for Reproductive Law, Promoviendo los derechos reproductivos: un mandato global, New York 1997 y UNICEF-UNIFEM, Reproductive rights and sexual rights y Women, Culture and "Traditional Practice", New York 1995, cit. en Arguedas, Salvador, El Aborto ¿Derecho Humano?, AICA-DOC 2119, Buenos Aires 30-7-97, pp. 330 y 331).

Confirmando este empeño totalitario de reingeniería social por parte de la ONU, el Center for Reproductive Law de New York, que aspira a convertirse en el gendarme defensor de los derechos reproductivos a nivel universal, reconoce que "para mejorar, promover, implementar y vigilar los derechos relativos a la salud, especialmente los derechos reproductivos y sexuales", cuenta con la cooperación y la ayuda del FNUAP, la OMS y la UNICEF. (cit. en Arguedas, S., op. cit., p. 330).

Y por si esto fuera poco, en su despacho del 10 de agosto pasado la agencia de noticias ACI Digital transmitía: "Gran controversia generaron las recientes declaraciones del Vicepresidente del Comité Español de la UNICEF, Francisco González Bueno, al señalar que no descarta que esta institución apoye la adopción de menores por parte de parejas homosexuales.

Durante el desarrollo de un curso sobre la familia, celebrado en la Universidad Complutense, en El Escorial, González afirmó que la adopción de niños por parte de parejas homosexuales "no se puede descartar en absoluto" pues, a su parecer, "la familia debe evolucionar al mismo ritmo que la
sociedad". FIN, 9-9-98

Nota de Noticias Globales:

1. Sobre el trato a las refugiadas en los campos de la ONU, vid. Denuncias del congresista norteamericano Christopher Smith, Noticias Globales 1; Artículo de The Observer de Londres, Noticias Globales 28 .

2. Sobre la AID y su promoción del control de la natalidad, vid. Contrato entre la Asociación para la Esterilización Voluntaria y la AID, Noticias Globales 21.

3. Sobre el lobby homosexual, vid. Noticias Globales 53 y 54; Noticias Globales 79.