Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  USA: OBAMA, ¿REDUCIR EL NÚMERO DE ABORTOS?
 
 
  988 31 de Julio de 2009
 

USA: OBAMA, ¿REDUCIR EL NÚMERO DE ABORTOS?

 

Fuentes: propias y en el texto.

 

Por Juan C. Sanahuja

 

Obama miente: ni reducir abortos, ni respetar la conciencia de los médicos, pero los   obamólatras siguen embelesados

 El 10 de julio pasado, Su Santidad Benedicto XVI recibió al presidente Barack Obama, que según algunos partes de prensa, se habría “comprometido” a reducir el número de abortos, reiterando lo dicho en su discurso en la Universidad de Notre Dame (NG 975).

 

Desde entonces son muchos -algunos de ellos eclesiásticos- los que con impostada ingenuidad se aferran a ese supuesto compromiso para seguir cultivando la obamalatría, impuesta en la opinión pública mundial.

 

¿Qué quiere decir reducir el número de abortos?

En el lenguaje del nuevo orden mundial se entiende por “aborto” sólo al asesinato del niño no nacido a través de una intervención quirúrgica. En el mejor de los casos incluyen también al provocado por el uso de alguna droga contragestativa, como la mifepristona y el misoprostol, que actúan desprendiendo al niño implantado del útero de la madre, (RU-486, vid. NG 368, entre otros).

 

El lenguaje artero del nuevo orden mundial ignora los abortos producidos, antes de la implantación del niño concebido en el útero de su madre, por la mayoría de los llamados anticonceptivos hormonales, por los dispositivos intrauterinos (DIU’s), y por la píldora del día después, ésta expresamente fabricada para eliminar al embrión humano en los primeros días de gestación. La cultura de la muerte no tiene en cuenta el aborto por medios químicos, (vid. NG 107, 131, 134, 162, 217, entre otros).

 

Reducir el número de abortos. Evitarle a la mujer esa trágica decisión (palabras que también usa Obama). Evitar más muertes maternas. Son frases del lenguaje habitual de la propaganda abortista. Por ejemplo, el programa de distribución de anticonceptivos para los pobres, implementado en 2005 por el gobierno Luiz I. “Lula” da Silva en Brasil, ejecutado por una de las activistas más virulentas, la secretaria especial de Políticas para la Mujer, Nilcea Freire, fue presentado como un programa para la reducción del número de abortos (quirúrgicos) y del embarazo adolescente. Las frases citadas, y otras similares, son habituales en impresos, revistas y paginas web de gobiernos y ONG’s abortistas, y son la excusa previa para forzar la legalización del aborto (quirúgico) seguro, (vid. también por ejemplo, Boletín IPAS-IPPF, 23-02-09; Family Health Internacional (FHI), Network en español, 2000, Vol. 20, n°. 3. Vid. NG 679, 688, 697, 718, 727).

 

Pero los obamólatras, irracionalmente se conmueven ante la promesa de su ídolo, aunque ésta no sea cierta. Enceguecidos por su afán propositivo, parecería que hacen una distinción absurda entre “mujer embarazada” y “mujer casi o medio embarazada”, que los llevaría a distinguir entre “aborto”, “casi aborto” y “abortito”. Los obamólatras son malminoristas a ultranza, obsesionados por buscar una base común para un diálogo imposible.

 

El respeto a la vida humana naciente es uno de los principios no negociables, y el recurso al mal menor, en este caso, se convierte en una perversa teoría del fin bueno, y es moralmente inaceptable. El aborto es un asesinato, sea de un niño no nacido de cuatro meses como de un embrión de dos semanas: sentarse a dialogar con personajes como Obama significa ceder en lo no negociable. El orden natural no se negocia.

 

Ante las leyes inicuas, la única salida es luchar por derogarlas o buscar seriamente -con hechos y no con palabrerío vacuo- limitar el daño. “Se pide a los pastores, a los fieles y a los hombres de buena voluntad, especialmente a los legisladores, un compromiso renovado y concorde para modificar las leyes injustas que legitiman o toleran dichas violencias. Es preciso usar todos los medios posibles para eliminar el delito legalizado, o al menos para limitar el daño de esas leyes, manteniendo viva la conciencia del deber radical de respetar el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural de todo ser humano, aunque sea el último y el menos dotado, (Juan Pablo II, 14-02-2000).

 

Obama miente

En el lenguaje de Obama, reducir el número de abortos, ni siquiera se refiere a disminuir el número de abortos quirúrgicos.

 

El 13 de julio, tres días después de la entrevista de Benedicto XVI con Obama, la senadora Barbara Mikulski admitió que el proyecto de reforma de los planes de salud promovido por el presidente, incluye la cobertura del aborto para mujeres de bajos recursos, (vid. NG 987).

 

La propia Paternidad Planificada (PP, Planned Parenthood), -filial de la IPPF, la internacional del aborto y la corrupción de menores-, calcula que la financiación del aborto por parte del gobierno aumentaría el número de abortos entre un 20 y un 35%. Como en 2006 en USA hubo 1.206.200 abortos (quirúrgicos), según este cálculo, si el proyecto de Obama es aprobado en el Congreso, el número de abortos quirúrgicos aumentaría entre 240.000 y 420.000 al año. La misma Mikulski declaró que Planned Parenthood se beneficiará de los fondos del gobierno para hacer abortos, (Boletín VHI, 23-07-09; Life Site, 14/16-07-09).

 

Es de notar que las enmiendas al proyecto para asegurar la objeción de conciencia del personal sanitario han sido bloqueadas por la mayoría que responde al presidente, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, a pesar que Obama prometió en Notre Dame y en la Santa Sede respetar el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud, (Life Site, 29-07-09)

 

Ni por sus nombramientos, ni por sus medidas políticas, Obama ha dado muestras de afirmar sinceramente su deseo de reducir el número de abortos, (vid. NG 960, 987, entre otros).

 

Recordemos que derogó la política de Ciudad de México, permitiendo destinar fondos del gobierno de los Estados Unidos a organizaciones que tratan de imponer el aborto fuera de ese país; que devolvió el sostén económico al Fondo para la Población de la ONU, aunque éste participa en las políticas de aborto compulsivo en China; que autorizó la financiación de la investigación con células madre procedentes de embriones humanos; y que disolvió el concejo presidencial de bioética por ser un cuerpo demasiado conservador (New York Times, 17-06-09; BioEdge, 20-06-09). (En el momento de su disolución presidía el President’s Council on Bioethics, el Dr. Edmund Pellegrino, Académico Honorario de la Pontificia Academia para la Vida y uno de los pocos defensores del orden natural en la Georgetown University). (Sobre la Universidad de Georgetown, vid. NG 973, 981). FIN, 31-07-09

 

_______________________________

NOTICIAS GLOBALES es un boletín de noticias sobre temas que se relacionan con la PROMOCIÓN Y DEFENSA DE LA VIDA HUMANA Y LA FAMILIA. Editor: Pbro. Dr. Juan Claudio Sanahuja; E-mail: noticiasglobales@noticiasglobales.org ; http://www.noticiasglobales.org ;

Citando la fuente y el nombre del autor, se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos contenidos en cada número del boletín.

____________________________