Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  USA: LA VOZ DE LOS OBISPOS. DESTAPE DEL CISMA. CATÓLICOS DE OBAMA.
 
 
  1026 19 de Marzo de 2010
 

USA: LA VOZ DE LOS OBISPOS. DESTAPE DEL CISMA. CATÓLICOS DE OBAMA.

 

Fuentes: Propias; CNA, 15 a 19-03-10; Life Site, 15 y 16-03-10, entre otros; Pagina web de Network.

 

Por Juan C. Sanahuja

 

La reforma del sistema de salud pública. Rechazo de los obispos. Los obispos insisten. El destape del cisma. Los católicos de Obama (II)

 

El 15 de marzo, el Cardenal Francis Georges, arzobispo de Chicago y presidente de la Conferencia Episcopal norteamericana, dio a conocer una declaración en la que en nombre de de todos los obispos del país, rechazó el proyecto de ley de reforma del sistema de atención de la salud (vid. NG 994), que será votado en pocos días nuevamente por la Cámara de Representantes.

 

La reforma del sistema de salud pública

El proyecto ley fue propuesto al Congreso por el presidente Barack Obama, de ahí que se lo llame ObamaCare. La Cámara de Representantes lo aprobó el 2 de noviembre de 2009, incluyéndole una enmienda que prohibía la financiación del aborto voluntario (a petición) con dinero del presupuesto federal, si bien dejaba en pie la financiación del aborto terapéutico y del aborto en casos de violación o incesto. (Enmienda Stupak, propuesta por el representante demócrata Bartholomew Thomas "Bart" Stupak).

 

El 8 de diciembre de 2009, el Senado decidió tratar el proyecto sin la enmienda Stupak, y así lo aprobó el 24 de diciembre de 2009, dejando en pie la financiación del aborto voluntario (a petición) con fondos federales. Esta versión de la reforma del sistema de atención de la salud, llamada “proyecto del Senado”, volverá a ser tratada por la Cámara de Representantes dentro de pocos días.

 

Rechazo de los obispos

En su declaración el Cardenal Georges, dijo que los obispos rechazan el proyecto porque “el precio a pagar es muy alto” y “las pérdidas muy grandes”. “Dos principios básicos preocupan a los obispos católicos: el cuidado de la salud significa cuidar de las necesidades de salud de todos, a través del respeto a la vida humana; y la expansión de la atención de la salud no debe implicar la expansión de la financiación del aborto obligando a todos los ciudadanos a pagarlos (…) por eso, los obispos sostienen que deben oponerse a menos que y hasta que se resuelvan estos graves problemas morales”.

 

El mismo día 15 de marzo, el arzobispo de Denver, Charles J. Chaput (vid. NG 994), en su columna semanal en el Denver Catholic Register, dijo que el proyecto de ley de atención de la salud del Senado, no cumple con las mínimas normas morales y por lo tanto, no tiene el apoyo de los obispos católicos.

 

Tanto el Cardenal Georges como Mons. Chaput, resaltaron que “el proyecto del Senado” no asegura el derecho a la objeción de conciencia de los agentes sanitarios ni de las instituciones de salud católicas.

 

Los obispos insisten

De lo que no se puede acusar a la Conferencia Episcopal norteamericana y a los obispos de los Estados Unidos individualmente, es de no hablar. Tanto la Conferencia como un buen número de obispos en decenas de ocasiones han defendido públicamente la vida humana y los derechos de la conciencia, además de otros derechos sociales como el derecho a la salud de los inmigrantes. Basta ver las intervenciones del Comité de Actividades Pro Vida de la Conferencia Episcopal, muchas de ellas dirigidas directamente al Congreso para darse que la autoridad eclesiástica habló y sigue hablando, (vid. NG 993).

 

Estas intervenciones episcopales no se han hecho sólo una vez, como para simplemente “cumplir”, sino que, el indispensable testimonio episcopal sobre la reforma del sistema de salud ha sido y es constante. Sin ir más lejos, desde octubre de 2009, en la página de Internet de la Conferencia Episcopal, hay una “alerta” dirigida a la Cámara de Representantes y al Senado, dispuesta para que cualquier ciudadano pueda acudir al Congreso reclamando que el nuevo sistema de salud respete la vida humana, y además, la misma Conferencia imprimió millones de tarjetas para que los norteamericanos pudieran firmar y enviar a las autoridades; lo mismo hicieron algunas diócesis, facilitando así la comunicación, y necesaria presión, sobre los legisladores de sus estados.

 

El destape del cisma

El Cardenal George y Mons. Charles Chaput, rechazaron explícitamente los argumentos favorables al “proyecto del Senado” de la Catholic Health Association (CHA) y del grupo llamado NETWORK (National Catholic Social Justice Lobby). La directora general de Catholic Health Association (CHA) es la Hermana Carol Keehan, quien el 15 de marzo publicó un comunicado apoyando la reforma de salud de Obama, que contradice todas las intervenciones episcopales.

 

Mons. Chaput escribe en su columna que “la característica más dolorosa en estas últimas semanas de debate, han sido los ‘grupos de católicos’ que, por su afán de conseguir algún tipo de acuerdo, confunden a la comunidad católica y ayudan al avance de un proyecto de ley malo. Su juicio viciado podría tener consecuencias perjudiciales para todos”. Chaput acusó a esas organizaciones de "crear confusión exactamente en el momento de los católicos necesitan pensar con claridad acerca de las cuestiones pendientes en el debate sobre la asistencia sanitaria”.

 

El arzobispo de Denver, recordó a sus lectores que el proyecto “no merece, ni tiene el apoyo de los obispos católicos en nuestro país. (…) Los católicos y todas las personas de buena voluntad, preocupadas por las bases de la dignidad humana, deben oponerse al proyecto del Senado para la reforma del sistema de salud”.

 

El 17 de mayo, Mons. Michael Bransfield, obispo de Wheeling-Charleston, denunció una campaña tendiente a movilizar a los católicos a favor del proyecto de ley con mensajes que confunden sobre el magisterio de los obispos. La campaña es dirigida por la organización Catholic United, en nombre de la Catholic Health Association (CHA) y del grupo NETWORK. El comunicado de mons. Bransfield aclaró que Catholic United no es una asociación de la Iglesia católica, sino una organización política.

 

Los católicos de Obama (vid. NG 987)

Efectivamente, Catholics United, y también Catholics in Alliance for the Common Good, son organizaciones políticas aliadas de Barack Obama, la cuales forman parte de llamada izquierda católica norteamericana -“católicos disidentes”- es decir, aquellos pseudo católicos que no aceptan el magisterio de la Iglesia sobre la vida y la familia. Apoyaron en su momento, el nombramiento de la “católica abortistaKathleen Sebelius, ex-gobernadora de Kansas, como Secretaria de Salud del gobierno de Obama. Son financiadas según Bill Donohue, presidente de Catholic League, por Georges Soros, (Sobre Soros, vid. NG 908, 961, 977, 990). Continúa.

 

 

_______________________________

NOTICIAS GLOBALES es un boletín de noticias sobre temas que se relacionan con la PROMOCIÓN Y DEFENSA DE LA VIDA HUMANA Y LA FAMILIA. Editor: Pbro. Dr. Juan Claudio Sanahuja; E-mail: noticiasglobales@noticiasglobales.org ; http://www.noticiasglobales.org ;

Citando la fuente y el nombre del autor, se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos contenidos en cada número del boletín.

____________________________