Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  USA: POLÍTICOS ABORTISTAS NO ESTÁN EN COMUNIÓN CON LA IGLESIA
 
 
  642 16 de Mayo de 2004
 

USA: POLÍTICOS ABORTISTAS Y SUS ELECTORES NO ESTÁN EN PLENA COMUNIÓN CON LA IGLESIA. Deben abstenerse de la Comunión.

Fuentes: Propias; Life Site 14-05-04; Pro-Life Report 15-05-04, nº 3259; NG 561.

Por Juan Bacigaluppi.

Mons. Michael J. Sheridan, obispo de Colorado Springs, recordó enérgicamente los principios morales que han de practicar los católicos que se dedican a la política y sus electores (vid. Diócesis de Colorado Sprigs, pag. web).

En su Carta Pastoral de mayo, Mons. Sheridan, dice: "Cualquier político católico que defienda el aborto, las investigaciones ilícitas con células estaminales y cualquier forma de eutanasia se autoexcluye de la plena comunión con la Iglesia y pone en riesgo la salvación de su alma. Cualquier católico que vota por candidatos que defienden el aborto, la investigación ilícita con células estaminales, o la eutanasia, sufre las mismas consecuencias. Por esta razón, esos católicos, tanto los que se postulan a un cargo como aquellos que los votan, no deben recibir la Sagrada Comunión hasta que no rectifiquen su conducta y se reconcilien con Dios y con la Iglesia a través del Sacramento de la Penitencia". (Nota: Un modo de obtener células estaminales para investigación es extraerlas de embriones "producidos" por fecundación artificial -también llamada in vitro o asistida-, o por clonación, lo que convierte a la investigación en inmoral o ilícita).

Mons. Sheridan afirma que por encima de cualquier otra razón, a la hora de votar debe tenerse en cuenta el absoluto respeto del derecho a la vida.

El mismo criterio, expone Mons. Sheridan, debe aplicarse hacia la perversión llamada "matrimonio entre personas del mismo sexo". "Al igual que en las cuestiones relacionadas con el aborto, si un político católico promueve el llamado 'matrimonio entre personas de un mismo sexo' y si algún católico vota a quienes lo propongan o promuevan, en ambos casos se colocan fuera de la plena comunión con la Iglesia y no pueden recibir la Sagrada Comunión hasta que no rectifiquen su posición y se reconcilien acudiendo al Sacramento de la Penitencia".

Sheridan termina llamando a la oración por la conversión de aquellos continúan llamándose católicos y se oponen a la ley de Dios.

Mons. Sheridan no es el único obispo norteamericano que ha recordado con energía estos aspectos de la doctrina de la Iglesia:

El 22 de enero de 2003, el obispo de Sacramento (California), Mons. William Weigand recordó que los católicos no pueden apoyar a candidatos abortistas y advirtió que el entonces gobernador de California, quien se ufanaba de ser católico y apoyar el aborto, no podía acercase a comulgar, (NG 561).

En enero de este año el arzobispo de New Orleans, Mons. Alfred C. Hughes, hizo la misma advertencia con respecto a los candidatos abortistas, insistiendo en la obligación moral de los ciudadanos católicos de no votarlos, (Clarion Herald, 14-01-04).

En febrero, el arzobispo de San Luis, Mons. Raymond Burke, declaró que el candidato demócrata a la presidencia John Kerry, no podía recibir la comunión por abortista y pro-homosexual. Mons. Burke, siendo aún obispo de La Crosse (Wisconsin) a fines de 2003, dirigió una carta a cada uno de los representantes nacionales católicos de ese estado y a los políticos locales, aclarándoles los mismos principios doctrinales, (Life News, 02-02-04) y recordó a sus fieles la obligación de no votar por candidatos que promueven el aborto y otros atentados contra la vida humana y las uniones del mismo sexo.

Entre otras cosas Burke dijo en ese momento, que se deben respetar en todas las circunstancias los principios de ley natural como el respeto a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, y que ese respeto por la ley natural no contradice la separación de la Iglesia y el Estado. Además dijo que cuando las leyes positivas no respetan la ley natural es lícita la desobediencia civil, tal y como lo afirmó un no-católico: Matin Luther King. Y entre otras cosas agregó: "Los legisladores católicos que son miembros de la feligresía de la diócesis de La Crosse y que continúan apoyando el aborto o la eutanasia no se deben presentar a recibir la Sagrada Comunión. Y si se presentaran no serán admitidos a la Comunión, hasta que se retracten públicamente de su apoyo a estas prácticas inmorales", (Carta Pastoral Dignidad de la Vida Humana y Responsabilidad Cívica y Notificación a los Políticos, 23-11-03, página web Diócesis de La Crosse). FIN, 16-05-05