Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  ¿DERECHOS CIVILES, LIBERTAD RELIGIOSA O PERSECUCIÓN?.
 
 
  659 4 de Agosto de 2004
 

¿DERECHOS CIVILES, LIBERTAD RELIGIOSA O PERSECUCIÓN?.

Fuentes: Propias; LifeSite News, 30-07-04; Mainstream Coalition web page, 31-07-04; Christian Seniors Association, Press Release, 21-07-04. (Vid. NG 519 y 520, entre otros).

Por Juan Bacigaluppi

El Director Ejecutivo de Christian Seniors Association (CSA), James Lafferty, pidió al Fiscal General de los Estados Unidos, John Ashcroft, que investigue la persecución, pública y descarada, a los ministros de distintas confesiones cristianas de los Estados de Kansas y Missouri (USA). Además, presentó su reclamo ante la oficina de Derechos Civiles del Departamento de Justicia pidiendo que se envíen agentes federales a estos dos estados para que observen allí las actividades de la Mainstream Coalition en contra de los predicadores cristianos.

La denuncia se basa en una noticia de Associated Press y en datos que aporta la misma página web del grupo denominado The Mainstream Coalition. Según estas fuentes existen más de 100 miembros de este grupo "monitoreando" los sermones y el culto de algunas iglesias cristianas elegidas previamente.

La Christian Seniors Association es una organizacion fundada por el Rev. Louis P. Sheldon en el 2003, compuesta por personas que defienden los valores judeo-cristianos en los medios de comunicación y en la políticas públicas. Tiene sede en Washington y cuenta con más de 100.000 miembros.

James Lafferty, su director ejecutivo, declaró: "La iglesias de esos estados (Kansas y Missouri) son muy influyentes y hacen proselitismo por la firmeza de sus creencias" (...) "Reclamamos que los ciudadanos creyentes estén protegidos como promete la Constitución. Es tiempo que alguien rechace estos disparates liberales". Y continuó diciendo: "Esto es una persecusión pura y simple. La iglesias de Kansas y Missouri que se oponen al 'matrimonio' entre homosexuales figuran en primer lugar en las listas de la Coalición para ser monitoreadas".

La Mainstream Coalition se denomina así misma un "guardián cívico". Dice que sus miembros monitorean los sermones para demostrar que existen clérigos, pastores y predicadores que apoyan a candidatos políticos concretos, lo cual está en contra de la ley. Pero la página web de la Mainstream Coalition, revela una agenda "progresista" de apoyo al aborto, al activismo homosexual, y a la prohibición de toda mención religiosa en la escuela, que no es más que pretender una enseñanza cerrada a la trascendencia y a cualquier referencia al orden espiritual.

Muchos de los miembros de Mainstream Coalition, también lo son de la American Civil Liberties Union; de Planned Parenthood, filial en USA de la IPPF, la internacional del aborto y la perversión de menores; y de la National Education Association que procura "extirpar" a Dios de las escuelas.

Lafferty declaró que Mainstream Coalition, "no quiere monitorear nada; ellos están allí para intimidar a los pastores y a los fieles. Los cristianos no deben ser coaccionados para renunciar a ninguno de sus derechos como ciudadanos, incluyendo el derecho a manifestar públicamente su devoción y el derecho de expresar sinceramente las creencias que sostienen".

La Mainstream Coalition está relacionada con las siguientes organizaciones: People for the American Way; Americans United for Separation of Church and State; Political Research Associates; The Interfaith Alliance; Center for New Community; Southern Poverty Law Center; Kansas Citizens for Science; Texas Freedom Network; Privacy Rights Education Project; Religious Coalition for Reproductive Choice, una organización pseudo religiosa financiada con fines propagandísticos a favor del "derecho" al aborto por el Centro de Políticas para los Derechos Reproductivos.

La Interfaith Alliance está relacionada con el proyecto Carta de la Tierra, la iniciativa neo masónica Foro del Estado del Mundo y el Parlamento de las Religiones del Mundo, a los que hemos dedicado muchos boletines de Noticias Globales. Estos tres proyectos que están involucrados de un modo u otro con la "cultura de la muerte", pretenden implantar en el mundo una religión sincretista, basada en el inmanentismo y el relativismo moral, con dosis grandes de panteísmo, que sería el credo del Nuevo Orden Mundial.

Como otras muchas organizaciones que dicen defender las libertades civiles, Mainstream Coalition busca implantar un modelo de sociedad cerrado a la trascendencia, carente de principios permanentes y un Estado ateo, enemigo de Dios, que obligue a los ciudadanos a ocultar sus creencias religiosas sin manifestarlas públicamente y sin que éstas influyan en sus acciones.

¿Derechos civiles y libertad religiosa?

Entre los fenómenos que se pueden actualmente observar, comunes en muchos países europeos y americanos, encontramos a diversas organizaciones que dicen defender los derechos civiles y otras que "promueven y defienden" la libertad religiosa.

Las que tienen por objeto los derechos civiles suelen insistir en la separación Iglesia-Estado para reclamar el supuesto derecho al aborto o de los homosexuales a constituir una "familia", como si la ley natural no fuera universal y no obligara a todos los hombres cualquiera sea su fe. Enarbolan la bandera del Estado Laico, para justificar los crímenes contra la vida humana, en unión con organizaciones bien conocidas como el grupo de apóstatas Católicas por el Derechos a Decidir. Denuncian judicialmente a obispos y Conferencias Episcopales que fieles al Magisterio, enseñan sin ambigüedades la moral cristiana. Suelen hacerse presentes en la vida pública reclamando, por ejemplo, dejar de nombrar a Dios en el juramento de fidelidad a la bandera como en los Estados Unidos; o exigen el retiro de la una imagen de la Santísima Virgen del edificio de Tribunales en Buenos Aires.

Las que reclaman por la libertad religiosa no protestan, por ejemplo, contra la reciente decisión del gobierno sueco de enviar a la cárcel a un pastor evangélico que tuvo la "osadía" de predicar sobre lo que la Biblia enseña respecto de la homosexualidad. Tampoco lo hacen contra la persecución a los cristianos en Sudán o en otros países islámicos, en la India, China o Vietnam; tampoco les mueve a hacer declaraciones y comunicados la negativa por parte de Israel a dar visas a sacerdotes católicos. Antes bien, suelen crear casos de conflicto artificiales en lugares en los que gentes de todas las confesiones religiosas viven en paz y armonía, sin duda por el sustrato cultural cristiano que impregna esas sociedades. Así pasó en Argentina, por ejemplo, con el sonado caso de la educación religiosa en las escuelas públicas en Catamarca, con la amenaza de retirar las imágenes religiosas en los lugares públicos en Tucumán, y con los actuales intentos de borrar el nombre de Dios de la constitución de la provincia de Santa Fe.

Un ejemplo entre muchos

Asociación por los Derechos Civiles (ADC) en Argentina, que consiguió que se retirara la imagen de la Virgen de Tribunales enarbolando la bandera de la "discriminación religiosa", está relacionada con organizaciones pro homosexuales y pro abortistas como Liga de Defensa de las Minorías Sexuales y la Fundación Mujeres en Igualdad, y al igual que éstas y otras organizaciones "progresistas" recibe fondos de la Fundación Ford.

Entre las iniciativas que aparecen en su pag web figura el programa de "fortalecimiento democrático y social" realizado en conjunto con el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Universidad de San Andrés y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), "para aportar respuestas a la crisis social y contribuir a la transformación de las instituciones políticas. Este programa, cuenta con fondos donados por la Fundación Ford (....)". El CELS y FLACSO promueven, entre otras cosas, la "reingeniería sexual" del nuevo orden mundial.

Otros proyectos que marcan una pauta incontestable son: "Defendiendo los Derechos a la Salud Reproductiva en la Provincia de Santa Fe. Una propuesta para la reforma e implementación del programa de procreación responsable", a cargo de la Fundación Gémina y la ADC; y el "Proyecto Integral de Reforma Judicial" organizado por la ADC y el FEIM, conocida organización abortista argentina.

En la causa judicial de Mujeres por la Vida, (filial Córdoba), contra el Ministerio de Salud, promovida contra el programa nacional de salud reproductiva, la ADC actuó como patrocinante de la Asociación Civil por el Derecho a Decidir y de la Fundación Centro de Derechos Humanos y Medio Ambiente, que se presentaron en el juicio apoyando la distribución de abortivos por parte del Ministerio. La Asociación Civil por el Derecho a Decidir es la cara legal de la organización abortista de apóstatas Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), que también es financiada por la Fundación Ford.

(Sobre el retiro de la imagen de la Virgen de San Nicolás del edificio de Tribunales en Buenos Aires y sobre la cuestión de la enseñanza religiosa en Catamarca, vid. NOTIVIDA, www.notivida.org.ar -boletines-). FIN, 04-08-04