Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  ONU: METAS DEL MILENIO Y ABORTO. DESARROLLO Y REINGENIERÍA SEXUAL
 
 
  680 27 de Noviembre de 2004
 

ONU: METAS DEL MILENIO Y ABORTO. DESARROLLO Y REINGENIERÍA SEXUAL

Fuentes: Pag. web IPPF; WEDO, Empoderamiento de las Mujeres, la Igualdad entre los Géneros y las MDM.

Por Juan Bacigaluppi

A medida que pasa el tiempo se confirma que las Metas u Objetivos del Milenio para el Desarrollo de la ONU (MDM) son un arma de la cultura de la muerte. El informe que sigue puede ayudar al lector a introducirse en la interpretación de los textos de la ONU y las ONG’s del sistema.

El 30 de noviembre en Río de Janeiro se desarrollará el simposio “Logrando las Metas del Desarrollo del Milenio en América Latina y el Caribe”, cuya primera edición se realizó en New York el 20 de octubre pasado. El objetivo de la convocatoria es la “reinserción en las Metas del Milenio para el Desarrollo de las Naciones Unidas (MDM), de los derechos sexuales y reproductivos”. Han sido invitados políticos y funcionarios de los gobiernos de Iberoamérica.

Según la información oficial, ambas reuniones han sido financiadas por el Fondo para la Población de las Naciones Unidas, la Fundación ONU y la Unión Europea. Las organizaciones convocantes son las ONG´s abortistas: WEDO (Women and Environment Development Organization); la IPPF, multinacional del aborto y la perversión de menores, que actúa prácticamente como una agencia de la ONU; la RSMLAC, Red de Salud de la Mujer de América Latina y el Caribe; Católicas por el Derecho a Decidir; la CAFRA, Asociación del Caribe para la Investigación y Acción Feminista; y la REDLAC, Red Latinoamericana y Caribeña de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos.

Reiteramos, como hemos dicho en otras ocasiones, que es cada vez más difícil distinguir la actuación de las ONG’s del sistema de la política oficial de la ONU. A la vez, las pretensiones de las ONG’s adelantan lo que será objetivo oficial en breve tiempo.

Como si los Objetivos del Milenio para el Desarrollo no dieran pie a la promoción de los llamados derechos sexuales y reproductivos, las ONG’s y quienes las financian desean un mayor empeño en imponerlos.

Desarrollo y reingeniería sexual

Las ONG’s convocantes a la reunión de Río, reconocen que “los derechos sexuales y reproductivos son considerados, aunque en forma incompleta, en las MDM de Igualdad de Género, Mortalidad Materna y VIH/SIDA”. Pero reclaman “la interacción con mayor profundidad entre las MDM, los derechos sexuales y reproductivos y los derechos humanos, las reformas del sector salud y las políticas macroeconómicas en América Latina y el Caribe, con el fin de asegurar que los derechos sexuales y reproductivos sean parte integral de este marco de desarrollo”.

Es decir pretenden remarcar la idea que es esencial al desarrollo la provisión masiva de anticonceptivos; la legalización del aborto químico y del aborto quirúgico; la independencia de decisión de las mujeres para acudir a estos “servicios”, (si son menores sin conocimiento de sus padres y si son casadas sin conocimiento del cónyuge); el reconocimiento, dentro de los llamados derechos sexuales, de los supuestos derechos de las “minorías sexuales”, etc.

Así por ejemplo, dicen: “A nivel global, ya se han presentado varias oportunidades para integrar los en forma más completa los derechos sexuales y reproductivos a las MDM. El Proyecto del Milenio, dirigido por Jeffrey Sachs, ha sido designado para asesorar a Naciones Unidas y a los países individuales sobre estrategias para cumplir los Objetivos del Milenio (ODM). Actualmente, diez Comisiones Internacionales realizan investigaciones y preparan recomendaciones sobre distintos enfoques para cumplir los ODM. Las cuatro Comisiones Internacionales más relevantes para alcanzar los derechos sexuales y reproductivos son Igualdad de Género, Salud Materna, VIH/SIDA y Erradicación de la Pobreza. Las Comisiones Internacionales presentarán su documento final sobre estrategias hacia fines de 2004. (Ver el resumen ejecutivo del primer informe de la Comisión sobre Igualdad de Género)”.

“Cada una de estas cuatro Comisiones Internacionales incluye expertos reconocidos, defensores e investigadores de salud y derechos sexuales y reproductivos preocupados de asegurarse que la agenda de El Cairo sea completamente reflejada en las recomendaciones de cada una de las Comisiones Internacionales relevantes. Las Comisiones Internacionales accedieron a reunirse entre ellas para coordinar sus esfuerzos. En 2003, a solicitud de algunos de estos expertos, un grupo de fundaciones con sede en Estados Unidos entregó una cantidad sustancial de recursos al Proyecto del Milenio para crear el cargo de coordinador de Salud Sexual y Reproductiva y oficializar este proceso. Stan Bernstein, transferido temporalmente del Fondo para la Población de la ONU, fue nombrado coordinador en 2004 y ya está trabajando”.

“La salud sexual y reproductiva es ahora uno de los seis enfoques estratégicos recomendados por la Comisión Internacional para alcanzar la igualdad de género (...), aunque todavía es necesario trabajar más con la Comisión Internacional sobre Igualdad de Género, los resultados ya son prometedores”.

Penalizar a los gobiernos

Entre otras cosas declaran, “esperamos que se pueda generar un compromiso crítico de las autoridades responsables con las MDM, con el fin de asegurar que los derechos sexuales y reproductivos sean parte integral de este marco de desarrollo. (...) Brasil ya propuso incluir mucho más sobre salud sexual y reproductiva que lo que contemplan las MDM. La defensa sostenida de los derechos sexuales y reproductivos a nivel nacional puede ayudar a impulsar a los gobiernos a integrar el paradigma total de El Cairo en sus estrategias de erradicación de la pobreza, revigorizando así su compromiso con los derechos sexuales y reproductivos”.

“Los Objetivos del Milenio nos dan la oportunidad de unir una vez más la salud sexual y reproductiva a la agenda más amplia de desarrollo. (...) Una ventaja importante de las MDM es que proveen metas cuantificables que pueden ser usadas para responsabilizar a los gobiernos”. FIN, 27-11-04