Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  REINO UNIDO: FRACASO DE LOS PROGRAMAS DE SALUD REPRODUCTIVA.
 
 
  386 3 de Enero de 2001
 

REINO UNIDO: FRACASO DE LOS PROGRAMAS DE SALUD REPRODUCTIVA.

Fuentes: Propias; SPUC, 14-11-00, 23-11-00, 11-12-00, 15-12-00; Daily Record, 14-11-00; BBC News online, 11-12-00; Catholic Media Office, 10-12-00; BBC News Health, 15-12-00; Public Health Laboratory Service, Communicable Disease Report, 15-12-00.

Por Juan C. Sanahuja

El gobierno británico reconoció que los casos de enfermedades de trasmisión sexual (ETS), -sin incluir el SIDA-, en el Reino Unido, tuvieron en 1999 el mayor incremento de los últimos 5 años, y siguen en aumento.

El informe titulado: "Tendencias en las infecciones trasmitidas sexualmente en el Reino Unido, 1990 a 1999", fue publicado conjuntamente por el Public Health Laboratory Service-Communicable Disease Surveillance Center (PHLS CDSC-England, Wales and Northern Ireland), Departament of Health, Social Services and Public Safety in Northern Ireland, Scottish ISD (D)5 Collaborative Group (Information and Statistics División of the Common Services Agency), the Scottish Centre for Infection and Enviromental Health and the Medical Society for the Study of Venereal Disease, presentó las siguientes estadísticas:

-CLAMIDIA GENITAL: 1995: 32.371 casos; 1999: 56.855 casos. Aumentó un 76%

-GONORREA:
1995: 10.598 casos; 1999: 16.470 casos. Aumentó un 55%

-SÍFILIS:
1995: 141casos; 1999: 217 casos. Aumentó un 54%

-VERRUGAS GENITALES:
1995: 60.334 casos; 1999: 72.233 casos. Aumentó un 22%

Otro dato que aporta el informe es que entre 1990 y 1999, las consultas por enfermedades trasmitidas sexualmente (ETS), en las clínicas para el tratamiento de enfermedades genitourinarias del Reino Unido, aumentaron de 624.000 a 1.200.000.

El informe enfatiza que el crecimiento de las ETS es substancial, y se debe continuar por el camino de "una prevención efectiva, apropiada y aceptable para estas enfermedades, siendo un imperativo de la salud pública incrementar los esfuerzos apropiados para ello". La propaganda oficial -políticamente correcta-, sigue insistiendo en prevenir el "sexo inseguro" y las "conductas de riesgo".

En el informe no se dice ni una palabra del fracaso evidente de los planes y programas de educación sexual y salud reproductiva, a los que se destinan una buena parte de los fondos públicos para salud y educación, ideados justamente -entre otros motivos- para evitar el contagio de las ETS. Antes de 1990, con menos inversión en la llamada "salud reproductiva" los casos de contagio ETS eran significativamente menores.

Tampoco parece que los planes de salud reproductiva hayan cumplido con sus objetivos de salvaguardar la salud de la mujer. De los nuevos casos de ETS, en 1999, las mujeres encabezan la lista de nuevos contagios, seguidas por los nuevos casos entre hombres, y en tercer lugar, entre hombres homosexuales, (el informe excluye el SIDA).

El informe se hizo público en el momento que el gobierno británico impulsa, a través del parlamento, la venta de la "píldora del día después" sin receta médica, "para evitar los embarazos no-deseados, especialmente en adolescentes".

Tanto la Society for the Protection of Unborn Children (SPUC), como otros profesionales, advirtieron que esta medida tendrá una gran incidencia en el incremento de las ETS. En el caso de Gran Bretaña y Canadá el nombre comercial del la "píldora del día después", es LEVONELLE-2, producido por los laboratorios Schering.

Con respecto a esta píldora abortiva, conocida también como píldora para la "anticoncepción postcoital", Alan Milburn, el Secretario de Salud, anunció en noviembre, que la legislación para adquirirla sin prescripción médica, iba a contemplar que pudiera ser comprada por todas las mujeres a partir de los 16 años de edad en adelante, a un costo de 20 libras. El Dr. John Chisholm de la Asociación Médica Británica, fue mucho más allá, declarando que debería permitirse su adquisición a las menores de 16 años.

Los grupos pro-vida, la Iglesia Católica en Inglaterra y Gales, y la oposición en el parlamento han condenado los planes del gobierno. Paul Tully, secretario general de SPUC, señaló que en los últimos cinco años se incrementó geométricamente el uso de la "píldora del día después" en comparación a 10 años anteriores, y no se redujo la tasa de abortos, advirtiendo además sobre el gran riesgo para la salud de las mujeres que conlleva esa píldora.

Otro sonado fracaso de los planes de salud reproductiva se ha registrado en Escocia, los embarazos entre adolescentes siguen en aumento.

Como solución al gobierno escocés no se le ocurrió mejor idea que seguir echando leña al fuego: lanzó un nuevo plan. "Ante el aumento de los 'embarazos no-deseados en adolescentes', se les proveerá a los jóvenes mayor información sobre el sexo, el programa también estará dirigido hacia la contracepción", declaró la ministra Susan Deacon. El plan se implementará, por ahora, en el área de Lothian y le costará al Ejecutivo escocés, 3 millones de libras. Se abrirán, además, cuatro nuevas Clínicas de Consulta Brook, -"clínicas" de abortos-, y la literatura sobre el tema la proveerá la Asociación de Planificación Familiar (filial de la IPPF).

Más que prevenir las consecuencias del uso inmoral del sexo, estos planes fomentan una promiscuidad que crece proporcionalmente con las "inversiones en salud reproductiva", por lo que uno de los principales objetivos de estos programas parece ser puramente comercial: convertir a los jóvenes en los mayores consumidores de anticonceptivos. (Vid., Noticias Globales 231, EMBARAZO ADOLESCENTE, ¿UN PROBLEMA PROVOCADO?, y Noticias globales 253, REINO UNIDO: FRACASO DE LA EDUCACIÓN SEXUAL). FIN, 03-01-01