Home
Acerca de NG
Noticias
Documentos
Artículos
Links de Interés
Contáctenos
Suscripción

 
 
  Documentos
 
 
  CONFERENCIA EPISCOPAL PARAGUAYA: PRONUNCIAMIENTO SOBRE EL MARCO RECTOR PEDAGÓGICO.
    3 de Noviembre de 2010
 

CONFERENCIA EPISCOPAL PARAGUAYA

 

PRONUNCIAMIENTO SOBRE EL MARCO RECTOR PEDAGÓGICO

 

El Marco Rector Pedagógico para la Educación Integral de la Sexualidad pretende marcar una Política de Estado en un tema fundamental que involucra la formación integral de la persona humana como es la sexualidad y declara ser de implementación obligatoria en la Educación en el Paraguay, motivo por el cual no puede ser objeto de elaboración sólo de parte de algunos expertos, sin una amplia discusión en el ámbito de la sociedad, con carácter incluyente.

Algunas constataciones

Reconocemos las corrientes que atraviesan el texto, desde varias perspectivas: psicológica, sociológica, de salud pública, Derechos Humanos, cultural, política, jurídica, ambientalista, género...  Constatamos que faltaría un análisis crítico interno de cada uno de estos enfoques.  Falta también una antropología fundamental y una ética.

Consideramos que el documento se presenta como pluralista y democrático, pero oculta algunos puntos de vista, especialmente los que provienen de las confesiones religiosas.  Critica la historia de una visión moralista de la sexualidad o de una meramente informativa, pero no habla de las limitaciones de su propio punto de vista.

Un punto fundamental de debate es el estatus que se le da (o no) a la diferencia sexual.  Creemos que el sexo define una identidad psico-sexual, una dimensión muy importante de la identidad. El documento lo toma como un hecho biológico sobre el cual luego se montan estructuras culturales relativas desde un punto de vista existencial y experiencial, queriendo así rechazar el dato de la naturaleza.  Desde el estudio y la investigación científica, la revelación cristiana y la misma experiencia, creemos que ser mujer y ser varón tiene muchas resonancias profundas, que necesita mayor reflexión en nuestra cultura actual.

Toda discriminación disminuye la dignidad de la persona. Pero hay que distinguir entre discriminación y aceptación de la diversidad que proviene de la realidad. Creemos que la diferencia de sexo (Varón-Mujer), símbolo de todas las otras diferencias, debe quedar en el centro de nuestros valores sociales, que debe ser promovida y protegida.  Olvidarla, ocultarla, minimizarla es promover un sexo sin verdadera sexualidad.

Necesidad de una mayor participación

Es necesario abrir espacios de estudio y debate del documento con la participación activa de los padres de familia y de sus asociaciones. En la Constitución Nacional, en los objetivos de la Ley General de Educación y en el mismo documento que contiene la propuesta del Marco Rector Pedagógico se menciona la centralidad de la familia para las personas y para la sociedad.

Que el Estado sea laico y aconfesional no significa que la visión del hombre, del sentido de la vida y de los derechos humanos fundamentales, que nacen de los valores profundamente arraigados en la naturaleza humana, deban ser excluidos para privilegiar nuevas corrientes ideológicas, tantas veces caracterizadas por el relativismo ético y moral.

Por lo tanto, hacemos un llamado al Ministerio de Educación y Cultura para acoger en un clima de diálogo los aportes que las asociaciones de padres, Iglesias, comunidades cristianas y comunidades religiosas presentes en el país, como de otros grupos interesados, realicen al "Marco Rector".

La Iglesia Católica, servidora de la humanidad, quiere seguir ofreciendo su Doctrina Social referente a la familia y a la sexualidad al proceso de participación y elaboración del Marco Rector.

Por eso es necesario aplazar la implementación del "Marco Rector Pedagógico para la Educación Integral de la Sexualidad", facilitando de este modo la reflexión, el diálogo y la participación de todos los sectores de la sociedad. Solamente de este modo se responderá a las necesidades y las expectativas de la inmensa mayoría del Paraguay.

Asunción, 3 de noviembre de 2010.-